Sistemas de videovigilancia 4.0 - LA NUEVA NORMALIDAD

septiembre 22, 2020

Las películas transmiten con frecuencia una imagen completamente falsa de los sistemas de videovigilancia. O bien en las películas de acción, estos sistemas se equiparan con vigilantes mentecatos que van alternando aburridos a través de unas gafas de media luna entre un periódico sensacionalista y los monitores mientras llenan la mesa de migas de un pastel, o bien se muestra una visión contraria nada realista: tras un breve vistazo en el ordenador, se analiza en un instante la composición del suelo, se localizan nombres de plantas exóticas, se amplían detalles precisos de vídeos superpixelados y borrosos, se cambian las perspectivas de la imagen y se identifican a personas junto con su lugar de residencia, antecedentes penales, estado civil, movimientos bancarios y empleo.

La realidad: durante los últimos años, se ha producido una evolución vertiginosa, ya que la inteligencia artificial (IA), las interfaces modernas y el software inteligente y de alta disponibilidad dan pie a muchas aplicaciones de uso innovadoras para sistemas de videovigilancia eficientes, preparados para el futuro y que respeten el RGPD. También se siguen desarrollando continuamente los ámbitos de aplicación tradicionales como protegerse de peligros, aumentar la seguridad, evitar o esclarecer el fraude, el sabotaje y la manipulación, o documentar las transmisiones de responsabilidad, ya que solo así las empresas, autoridades, bancos, organismos públicos e instituciones podrán prepararse para el futuro, garantizar la seguridad de las personas, valores y procesos, realizar operaciones rentables y mantenerse competitivas. Estos son algunos ejemplos:


Concentrar recursos y transferir controles

En aquellas entidades en las que hay que gestionar y vigilar filiales o sucursales, se pueden interconectar los centros de seguridad de diversas ubicaciones remotas y centralizarse. G-SIM/GLOBAL de Geutebrück trabaja, en caso necesario, incluso, más allá de las fronteras nacionales y concentra toda la información en un único sistema complejo. El control y la coordinación centrales se puede transferir con flexibilidad a otra ubicación. Las alarmas activadas y las investigaciones necesarias se pueden supervisar y realizar de manera centralizada con respecto al sistema conectado de cada ubicación. Siempre se pueden definir claramente los derechos de los usuarios para acceder a las cámaras, planos del lugar o datos de los procesos y se sincronizan en todo el sistema. La integración de diferentes sistemas externos (entre otros, sistemas de alarma con botones de emergencia, la integración de interfaces de los cajeros, reconocimiento de bombonas de gas) se realiza sin dificultad alguna a través de la conexión de interfaces. Los sistemas más delicados son independientes, aunque estén interconectados estrechamente con los otros.


En directo: controles exhaustivos en el transporte público

Los incidentes especiales, accidentes, acontecimientos excepcionales y, sobre todo, el vandalismo aumentan en los autobuses o trenes y en las paradas y estaciones. Por desgracia, en la mayoría de los casos apenas se pueden documentar o siempre quedan lagunas. Se informa con retraso a los equipos de rescate o a Protección Civil y, con frecuencia, faltan detalles importantes. También cuando se produce la avería de uno o varios medios de transporte se provocan retrasos considerables en toda la red de trenes y autobuses. Para un operador de transporte público de Norteamérica, Geutebrück desarrolló un sistema que permitía obtener una visión general exhaustiva y completa de todos los recorridos en directo para que se pudieran adoptar las medidas correctoras o de ayuda pertinentes rápidamente. Un software especial utiliza una combinación de la red inalámbrica de área local (WLAN) y de la red móvil para transferir imágenes en vivo o grabadas y compensar, a su vez, los anchos de banda limitados. Cuando el ancho de banda es suficiente, las secuencias de vídeo grabadas en los trenes durante el trayecto se transmiten a las bases de datos fijas de tal forma que se almacenan imágenes de los últimos 30 días de los trenes en estas bases de datos. Los avisos de las alarmas y otros metadatos como, por ejemplo, las coordenadas de GPS actuales sirven de ayuda a la sala de control para valorar situaciones críticas. Debido a la definición concreta de los derechos de acceso, solo las personas autorizadas pueden acceder a las imágenes en directo o a los datos de imágenes sensibles de todo tipo. Las ventajas son evidentes: este sistema de videovigilancia contribuye de manera decisiva a aumentar la seguridad, simplificar todo el flujo operativo, organizar al personal de forma eficaz, identificar y utilizar los recursos disponibles, y evitar gastos innecesarios, por ejemplo, para limpiar grafitis.


Nuevas posibilidades gracias a la IA

Un sistema dispone de inteligencia artificial (IA) cuando permite resolver un problema mediante el uso de un algoritmo desarrollado por sí mismo. Para desarrollar el algoritmo, debe, aunque esto suene muy banal, aprender paso por paso. Para poder «identificar» algo, hay que entrenar al sistema para que pueda diferenciar los objetos deseados (aciertos) de los que no lo son. Al igual que ocurre con el aprendizaje humano, el entrenamiento aquí implica que el número de aciertos irá aumentando tras muchas repeticiones porque el sistema aprende, por tanto, de la experiencia. Con la suficiente experiencia de aprendizaje, un software de videovigilancia profesional podrá, por ejemplo, ayudar a limitar la propagación de epidemias, servir de refuerzo para minimizar accidentes de trabajo o reconocer por sí mismo objetos de todo tipo.


Videovigilancia para proteger la salud

Los centros de salud, las residencias de ancianos, los hogares de refugiados, los centros forenses, los centros penitenciarios o, un ejemplo actual, las empresas que procesan alimentos deben protegerse lo mejor posible de la penetración de enfermedades que puedan ser contagiosas. Desde el comienzo de la pandemia, los sistemas de videovigilancia demuestran a diario, también gracias a la IA, lo que pueden hacer. Por ejemplo, pueden detectar la falta de mascarillas, medir la temperatura corporal sin contacto o contar el número de personas que hay en una sala. Las medidas que se se activan en consecuencia, por ejemplo, impedir el acceso, contribuyen de manera decisiva a cumplir con las normas de higiene y a documentar las medidas de seguridad.


Videovigilancia para prevenir accidentes laborales

Cada empresa debería priorizar la protección de los empleados ante accidentes laborales o enfermedades causadas por el trabajo. Al controlar si los empleados llevan los equipos de protección individual necesarios (EPI), un sistema de videovigilancia con IA puede contribuir a ello de forma significativa. Si la IA reconoce, por ejemplo, el casco y el chaleco, la mascarilla o una bata, la puerta del área de seguridad se abre. Sin el equipo de protección adecuado, la puerta permanece cerrada. Ya en este punto del acceso, se pueden evitar posibles peligros por la falta de un EPI adecuado o por un acceso no autorizado.


La responsabilidad es necesaria

La lista de posibilidades y de ámbitos de aplicación de los sistemas de videovigilancia es extensa. El uso depende de la creatividad, previsión y responsabilidad de sus usuarios. El manejo seguro de los datos así como la protección de la privacidad y de los derechos personales se regulan de forma muy clara mediante el RGPD. ¡Y con razón! Algo hay, sin duda, que reconocer: en las discusiones actuales y a menudo controvertidas sobre la tecnología de videovigilancia, ya sea en los ámbitos de la seguridad personal, de la seguridad laboral, la seguridad frente a epidemias o pandemias, la seguridad en espacios públicos, la protección ante el vandalismo e intrusiones, la necesidad y las ventajas de esta tecnología cada vez son más aceptadas.

La videovigilancia es LA NUEVA NORMALIDAD.


Volver